Skip to content

Cobertura de Riesgos

by Braxton7 on febrero 2nd, 2012

Cobertura de riesgos en el comercio exterior

Para mitigar o eliminar los riesgos asociados a las
operaciones internacionales, el exportador puede recurrir a
tres tipos de instrumentos: seguro de crédito a la
exportación, factoring y forfaiting. Braxton facilita
toda la información acerca de estos a través de varios posts.

Operar en los mercados internacionales supone la asunción por parte del exportador de
diversos riesgos. Habitualmente, estos riesgos se suelen presentar bajo dos
clasificaciones. La primera consiste en distinguir los riesgos desde una perspectiva
temporal o en función del momento en el que el riesgo se produce. Así, se habla de
riesgo de rescisión o cancelación de contrato, entendiendo como tal el riesgo que asume
el exportador desde la firma del contrato hasta la expedición de la mercancía. Durante
este periodo, el vendedor está, en efecto, expuesto a que el comprador anule el pedido.
Una vez que se ha producido la exportación y en caso de aplazamiento del pago, el
vendedor se expone a no cobrar. Se habla entonces de riesgo de crédito.
Tanto el riesgo de rescisión contractual como el riesgo de crédito pueden responder a
causas de distinta naturaleza. Además de la perspectiva temporal, existe, por lo tanto,
otra modalidad de clasificación que tiene que ver con las causas o naturaleza de los
riesgos.
Desde este enfoque, se suelen distinguir los riesgos comerciales, políticos y
extraordinarios. Los primeros están relacionados con el posible impago o rescisión del
contrato por razones propias del comprador, como insolvencia (quiebra o suspensión de
pagos), morosidad prolongada o falta de transferencia. Los segundos se derivan de las
condiciones de estabilidad política y financiera y del desarrollo económico e institucional
de un país y pueden estar asociados a medidas adoptadas por un gobierno que impiden
al importador pagar o cumplir el contrato, a la insolvencia del propio Estado, de sus
instituciones o empresas públicas o a la incapacidad de hacer frente a las deudas por
falta de divisas en que están denominadas. Por último, los riesgos extraordinarios se
refieren a sucesos naturales de carácter catastrófico (terremotos, inundaciones…) que
impiden que la exportación se realice en los términos establecidos (en forma, cantidad y
plazo).
Para mitigar o eliminar los riesgos asociados a las operaciones internacionales, el
exportador puede recurrir a tres tipos de instrumentos: seguro de crédito a la exportación,
factoring y forfaiting.

Comments are closed.