Skip to content

Sudán

Sudán: Guía de negocios

El instrumento legal de la política de promoción de inversiones lo constituye la Ley Relativa a la Promoción de la Inversión, promulgada el 22 de julio de 1999 y revisada en 2003, que derogó a la ley anterior, que había sido aprobada en 1996.

La ley establece una serie de sectores que se consideran estratégicos, tales como carreteras, puertos e infraestructuras, sector eléctrico y energía, comunicaciones, tratamiento de aguas, educación y explotación de los recursos subterráneos y submarinos, entre otros.

Con el fin de estimular la inversión privada y la entrada de capitales extranjeros y tecnología en Sudán, se conceden los siguientes incentivos para inversiones:

– Para los proyectos estratégicos, exención del pago del impuesto de sociedades durante un periodo de 10 años después del comienzo de la actividad comercial del proyecto. Este periodo se puede prorrogar si se considera necesario por parte de las autoridades sudanesas.

– Ventajas aduaneras tanto para los proyectos estratégicos como no estratégicos.

– El Gobierno facilitará terrenos, designados por las autoridades competentes, de forma gratuita para los proyectos estratégicos. En el caso de proyectos no estratégicos los terrenos se ofrecerán a un precio preferencial.

– Los proyectos relacionados con el desarrollo de zonas deprimidas, ayuda al crecimiento de las exportaciones del país, creación de empleo, mejora de las condiciones del medio rural, obras de beneficencia o reinversión de beneficios, gozarán de ventajas preferenciales sobre otros proyectos.

– Además, se garantiza al inversor protección frente a procesos de nacionalización de empresas, expropiaciones, etc. y establece indemnizaciones en caso que la empresas extranjera fuera objeto de alguno de estos procesos. También se garantiza el derecho a la repatriación de los beneficios.

Aparte de los incentivos contemplados en la ley de inversiones sudanesa, se han creado dos zonas francas y un puerto franco. La Zona Franca de Suakin en el Estado Oriental cubre actualmente un área de 1 km2, pero está proyectado que tenga una extensión de 600 km2. La del Al Jeili (todavía en proyecto) cubrirá 20 km2 y está situada al norte de Jartum, en las inmediaciones de la mayor refinería de petróleo de Sudán.

Con el fin de gestionar y controlar los proyectos de inversión en Sudán, se establece la creación de unos Comités de Comisarios, compuestos por un presidente y varios miembros representantes de las partes implicadas en el proyecto de inversión.

Legislación fiscal

La Ley del Impuesto sobre la Renta de 1986 regula el gravamen al que están sujetas todas las rentas tanto de las personas físicas como las jurídicas.

El tipo general del Impuesto sobre Sociedades es el 40%. Las empresas agropecuarias están exentas del pago del impuesto y las empresas públicas por acciones soportan un gravamen del 25%.

El Impuesto sobre las Actividades Empresariales de las personas físicas, progresivo y dividido en cinco tramos, se estructura de la siguiente manera:

Ingresos en dinares sudaneses (1$ = 262 DS) Tipo
Hasta 150.000 DS Exento
30.000 DS adicionales 10%
70.000 DS adicionales 20%
100.000 DS adicionales 30%
A partir de los 350.000 DS 35%

El sistema utilizado para aplicar el Impuesto sobre Actividades Profesionales es bastante más sencillo, de forma que los primeros 150.000 DS están exentos de tributación y el tipo aplicable a partir de esta cantidad es el 10%. Los empresarios agrarios están exentos de cotización por este impuesto.

Finalmente, el IRPF es de tipo progresivo según la siguiente tabla:

Ingresos en dinares sudaneses (1$ = 262 DS, aproximadamente) Tipo
Hasta 216.000 DS Exento
12.000 DS adicionales 5%
24.000 DS adicionales 10%
24.000 DS adicionales 15%
A partir de los 276.000 DS 20%

En 1999, mediante un decreto provisional, se aprobó la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido. Esta ley fue complementada por la Regulación del Impuesto sobre el Valor Añadido el 8 de mayo de 2000.

Con la implantación del IVA se grava la venta de bienes y prestación de servicios con un 10%. Quedan exentos de gravamen los productos agropecuarios, los servicios financieros, los servicios médicos, la educación y el alquiler o venta de viviendas.

La ley islámica establece el pago de un impuesto anual, zakat, que grava el valor de las propiedades de los individuos. Así, cada año lunar se debe hacer recuento y valoración de todas las propiedades, tanto dinerarias como no dinerarias. Al valor de las propiedades se le descuentan las deudas. Si el saldo resultante supera los 263.500 DS (equivalentes a 1.000 dólares aproximadamente), se grava con un tipo del 2,5% el valor total de las propiedades.

Otra de los impuestos existentes en Sudán es la tasa de timbre, contemplada en la Ley de Tasas de Timbre de 2002, que podría ser el equivalente a nuestro impuesto de transmisiones y actos jurídicos documentados, devengado a veces en términos absolutos y otras en porcentaje, variando entre el uno por mil y el 15% en algún caso muy excepcional.

Legislación laboral

Sudán se rige por la Ley Laboral de 1997, que se aplica a todos los trabajadores con excepción de funcionarios, militares y agricultores y que está vigente desde del 21 de junio de ese año.

Por medio de esta ley se establece, como norma general, la obligatoriedad de estar registrado en una Agencia de Empleo para poder ser contratado por cualquier tipo de empresa.

El número máximo de horas trabajadas por semana es de 48, pudiéndose trabajar hasta 12 horas extras por semana. Se contempla la existencia de contratos temporales y fijos, no pudiendo exceder los temporales de un periodo de tiempo de 2 años. Sólo se pueden prorrogar una vez y a la finalización del periodo establecido en la renovación los contratos pasarán a ser fijos. El periodo de prueba tendrá una duración máxima de tres meses.

Las causas de terminación de contrato sin aviso previo establecidas por la ley son: expiración del contrato, incapacidad absoluta, renuncia, jubilación, fallecimiento del trabajador o liquidación de la compañía. Se establecen plazos de preaviso de 1 mes, 15 días o una semana dependiendo de que el trabajador reciba su salario mensualmente, cada dos semanas o semanalmente.

La ley prohíbe, con carácter general, emplear a menores de 12 años y establece una serie de condiciones especiales de trabajo y empleo para aquellos trabajadores de edades comprendidas entre los 12 y los 16 años.

En lo referente a las condiciones laborales para la mano de obra femenina, la ley prohíbe el desempeño de labores que sean arduas o dañinas para la salud de la mujer. Asimismo las mujeres no podrán trabajar entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana, con excepción de los servicios sanitarios o sociales. La baja por maternidad tiene una duración de 8 semanas que se pueden repartir en partes iguales antes y después del parto o bien en 2 semanas antes y 6 semanas después del parto.

Según la Ley de Seguridad Social de 1990, los empleados que hayan trabajado un mínimo de tres años en la misma empresa tienen derecho a una indemnización por despido. La cantidad depende del número de años trabajados. Para aquellos que han estado empleados entre 3 y 10 años, se estipula un mes de salario por año trabajado. Los que trabajaron entre 10 y 15 años recibirán el equivalente a mes y medio de salario por año trabajado y los que trabajaron más de 15 años obtendrán el equivalente un mes y tres cuartos de salario por cada año trabajado.

La Ley de Sindicatos de 1992 regula las condiciones en las que los trabajadores se pueden asociar. Ningún sector o empresa puede estar organizado por más de un sindicato y las autoridades se reservan el derecho de prohibir las actividades de cualquier asociación si se considera que violan la ley.

 

Documentación relacionada:

Título Autor Año
Guía de negocios en Sudán Oficina Económica y Comercial de España en El Cairo 2010

 

Sudán: Marco legal para la inversión

El instrumento legal de la política de promoción de inversiones lo constituye la Ley Relativa a la Promoción de la Inversión, promulgada el 22 de julio de 1999 y revisada en 2003, que derogó a la ley anterior, que había sido aprobada en 1996.

La ley establece una serie de sectores que se consideran estratégicos, tales como carreteras, puertos e infraestructuras, sector eléctrico y energía, comunicaciones, tratamiento de aguas, educación y explotación de los recursos subterráneos y submarinos, entre otros.

Con el fin de estimular la inversión privada y la entrada de capitales extranjeros y tecnología en Sudán, se conceden los siguientes incentivos para inversiones:

– Para los proyectos estratégicos, exención del pago del impuesto de sociedades durante un periodo de 10 años después del comienzo de la actividad comercial del proyecto. Este periodo se puede prorrogar si se considera necesario por parte de las autoridades sudanesas.

– Ventajas aduaneras tanto para los proyectos estratégicos como no estratégicos.

– El Gobierno facilitará terrenos, designados por las autoridades competentes, de forma gratuita para los proyectos estratégicos. En el caso de proyectos no estratégicos los terrenos se ofrecerán a un precio preferencial.

– Los proyectos relacionados con el desarrollo de zonas deprimidas, ayuda al crecimiento de las exportaciones del país, creación de empleo, mejora de las condiciones del medio rural, obras de beneficencia o reinversión de beneficios, gozarán de ventajas preferenciales sobre otros proyectos.

– Además, se garantiza al inversor protección frente a procesos de nacionalización de empresas, expropiaciones, etc. y establece indemnizaciones en caso que la empresas extranjera fuera objeto de alguno de estos procesos. También se garantiza el derecho a la repatriación de los beneficios.

Aparte de los incentivos contemplados en la ley de inversiones sudanesa, se han creado dos zonas francas y un puerto franco. La Zona Franca de Suakin en el Estado Oriental cubre actualmente un área de 1 km2, pero está proyectado que tenga una extensión de 600 km2. La del Al Jeili (todavía en proyecto) cubrirá 20 km2 y está situada al norte de Jartum, en las inmediaciones de la mayor refinería de petróleo de Sudán.

Con el fin de gestionar y controlar los proyectos de inversión en Sudán, se establece la creación de unos Comités de Comisarios, compuestos por un presidente y varios miembros representantes de las partes implicadas en el proyecto de inversión.

 

Documentación relacionada:

Título Autor Año
Sudán. Marco legal para la inversión Oficina Económica y Comercial de España en El Cairo 2007

 

Fuente: www.oficinascomerciales.es/icex